Simon Barere: el pianista que murió durante una actuación en el Carnegie Hall

En la mayoría de las circunstancias, cuando un músico fallece, lo recordamos por su música y sus logros.

Sin embargo, hay momentos en que las circunstancias que rodean su muerte pueden tener más prioridad.

Podría decirse que Simon Barere pertenece a la última categoría. Profundicemos en su historia.

Carrera temprana

El pianista ruso nació en Odessa (entonces Imperio Ruso, ahora parte de Ucrania) en 1896. Mostró su destreza pianística desde muy joven. El también compositor ruso Alexander Glazunov había descubierto el talento de Barere desde el principio, describiéndolo como «Anton Rubinstein en una mano y un Liszt en la otra». Barere pronto estudió en el Conservatorio de San Petersburgo, donde fue instruido por Felix Blumenfeld; mismo pianista que enseñó a Vladimir Horowitz.Se cree que Barere era en realidad el alumno preferido de Blumenfeld.

Irónicamente, Barere tocaba conciertos anuales en sala Carnegie. Hizo su debut allí en 1936 y poco después se mudó a los Estados Unidos de forma permanente. Su carrera incluyó una gira por el Reino Unido en 1935 y una gira por Australasia en 1947.

Solo cuatro años después, realizó el que sería su último concierto en el Carnegie Hall.

Carnegie Hall en 1950, justo un año antes de la muerte del pianista

Una muerte trágica

El 2 de abril de 1951, Simon Barere estaba listo para tocar el Concierto de Grieg en la menor con Eugene Ormandy dirigiendo la Orquesta de Filadelfia en Nueva York cuando sufrió una hemorragia cerebral fatal a mitad de la actuación. Se informa que se había quejado durante los ensayos de que no se sentía bien. Sin embargo, se animó a seguir adelante con la actuación.

El crítico musical estadounidense Olin Downes, que asistió al concierto, explica lo que sucedió durante el recital.

El contenido continúa después de los anuncios.

“El señor Barere parecía estar en plena forma. Su solo de entrada estuvo brillantemente entregado. Pero ahora este escritor estaba desconcertado por el ritmo de su actuación, que parecía excesivamente rápido.

Luego viene el pasaje después de que los violines-violonchelos hayan anunciado el segundo tema de desarrollos discutido entre el piano y la orquesta. Un momento después, pareció como si el señor Barere estuviera inclinado hacia un lado, escuchando con especial atención los instrumentos mientras emparejaba su tono con el de ellos. En otro momento su mano izquierda cayó del teclado y en otro segundo cayó sin sentido del taburete al suelo.

La orquesta se detuvo consternada, alguien gritó desde el escenario llamando a un médico, y con cierta dificultad sacaron al hombre inconsciente del escenario”.

A pesar de los mejores esfuerzos de los médicos, Barere murió entre bastidores.

Lanzamientos póstumos

En memoria del pianista, se publicaron en CD cinco volúmenes de sus mejores actuaciones en el Carnegie Hall. El repertorio incluye el Concierto para piano n.° 1 en mi bemol mayor S124 de Liszt (Volúmen 1), la Fantasía en fa menor Op 49 de Chopin (Volumen 2), de Godowsky Renacimiento (Volumen 3), la Sonata para piano n.º 27 en mi menor Op 90 de Beethoven (Volumen 4) y el Concierto para piano n.º 2 en do menor Op 18 de Rachmaninov (Volumen 5).

Es una historia extraordinaria; uno que todos esperamos que nunca vuelva a suceder.

Deja un comentario