Hacer de la música una prioridad: 10 cosas para compartir con los padres de tu estudio de piano

Los padres de tu estudio de piano han invertido en lecciones de piano… pero, ¿hacen de la música una prioridad en su día a día? Y no me refiero a la práctica del piano…simplemente…música.

Comparta estas diez ideas con los padres de su estudio de piano para hacer de la música no solo una prioridad, sino una parte verdaderamente integrada de la vida de sus alumnos de piano… ¡y observe cómo se dispara su musicalidad y cómo florece su compromiso con las lecciones de piano!

10 maneras de hacer de la música una prioridad en tu familia

1. ¡Fiesta de baile! Baila al menos una vez al día con tu hijo. Baila reggae, clásica, marchas, pop, jazz… ¡no importa! Toma sus manos, salta al ritmo, baila el vals, gira, sumerge y sé creativo. ¡Vestirse! Toma algunos paños de cocina y úsalos como bufandas de baile. Tu hijo siempre recordará esos momentos divertidos que pasó con mamá o papá… y estarás fortaleciendo su capacidad para sentir el ritmo de la música.

2. Melodías en el Camión – Varíe el repertorio auditivo de su hijo en su vehículo. Apague esa radio que reproduce las mismas 10 canciones principales una y otra vez y, en su lugar, cargue su iPod con una gran variedad de música. ¡Tenga días temáticos! Escuche Marches los lunes, Bluegrass los martes, Folk los miércoles… se hace una idea. Tiene una audiencia cautiva en su automóvil mientras salta entre actividades y diligencias… ¡haga que este tiempo cuente! Rápidamente desarrollará el aprecio de su hijo por la música de todos los géneros.

3. Dibujar con la música – Inspire a su hijo dedicando tiempo todos los días a dibujar, colorear y crear con música. Déles un hermoso juego nuevo de lápices de colores y una hoja grande de papel. Pídales que dibujen lo que escuchan. Ponga música inspiradora y celebre los resultados publicando las imágenes en su refrigerador. Dale a su obra de arte el título de la pieza que estaban escuchando.

4. Karaoke en la cocina – Crea un micrófono divertido con una cuchara de madera, una espátula, un servidor de espaguetis… ¡cualquier cosa! Ate una cinta brillante alrededor y diviértase mientras prepara la cena tocando algunas melodías geniales de Broadway y cantando lo más fuerte que pueda. Pasa el micrófono de un lado a otro, deja que te vean cantar (a quién le importa si eres horrible). Pruebe algunas (¡terribles!) armonías. Agregar acciones. Déjalos ver disfrutar de la música sin inhibiciones.

5. Bombardeo en la sala – ¿Tu casa es un desastre? Pon una canción rápida y emocionante. ¿Se pueden recoger los juguetes para cuando termine? Para que esta idea funcione, tienes que subir el volumen de las melodías… ¡alto! Te sorprenderá el ajetreo que verás cuando tus hijos estén motivados por la música.

6. Tiempo de canción de cuna – ¿Tu rutina a la hora de dormir no es del todo relajante? Pasará menos tiempo persiguiendo a los niños por las escaleras y tendrá menos solicitudes de un trago más de agua si incluye esto en su rutina nocturna. Ponga música relajante en un reproductor de CD en la habitación de su hijo. Acuéstate con ellos y escucha una canción. Las reglas son: los ojos deben estar cerrados, y al final de la pieza tienen que decirse en qué les hizo pensar la música. ¡Su hijo caerá en un sueño tranquilo mucho más fácilmente después de este breve momento de musicoterapia!

7. ¡Despierta con WHAM! – Crea una divertida tradición familiar… cuando sea hora de que los niños se levanten, toca una melodía divertida para despertarlos de sus camas. Me gusta «Despiértame antes de que te vayas” de Wham. Caminando sobre el sol funciona bien también Todo el mundo tiene que estar despierto para cuando termine la canción. Manténgalos adivinando cambiando la canción periódicamente. Es difícil tener mal humor matutino cuando se trata de música… ¡especialmente música de los 80! 🙂

8. Véalo en vivo – Su hijo apreciará mucho más la música si ve cómo se produce. Google eventos de música en vivo en su comunidad y asegúrese de llevar a su familia a ver música en vivo regularmente. Casi siempre habrá música en vivo gratis en su comunidad local. Aproveche estas oportunidades para exponer a su hijo a una variedad de estilos, instrumentos y habilidades.

9. déjalos ver Aprender Tome un nuevo instrumento musical usted mismo. Deje que su hijo vea que el aprendizaje musical dura toda la vida y es agradable. Modele buenos hábitos de práctica y deje que lo vean no ser un experto en todo. ¡Elige algo que siempre hayas querido aprender a tocar y hazlo! Aún mejor… ¡toquen sus instrumentos juntos! Apaguen la televisión y jueguen y canten en familia.

10 Haga que las lecciones de música cuenten Ha realizado la inversión financiera en la educación musical de su hijo al inscribirlo en lecciones. Ahora, aprovecha al máximo la experiencia invirtiendo tu tiempo. Deles la oportunidad de practicar todos los días, comprar los materiales necesarios y afinar su instrumento profesionalmente. Elija maestros de calidad que fomenten un amor por la música de por vida en sus alumnos. Siéntate a escucharlos practicar con toda tu atención. Ofrezca una palabra frecuente de aliento y elogio. Asista a todos los recitales y oportunidades de actuación y anímelos a participar en eventos musicales escolares y comunitarios. No dejes que las clases de música se conviertan en “una actividad más”… deja claro que valoras profundamente la educación musical y, a su vez, estarán a la altura de las circunstancias.

Deja un comentario