¿El piano de Chopin guardaba algún secreto sobre su música romántica para piano?

La música de Frederic Chopin es ampliamente estudiada incluso más de 200 años después de haber sido compuesta. Las melodías elegantes y brillantes son buscadas por los aspirantes a estudiantes de piano de todo el mundo, que trabajan horas y horas para dominar las capacidades necesarias para tocar los 24 estudios del compositor, por ejemplo, y tal vez formular su propia interpretación. Muchas de las obras, de hecho, se crearon en versiones del piano que recién se estaban inventando durante la revolución industrial, y muchas personas en ese momento estaban desconcertadas por los sonidos que se podían crear.

A principios del siglo XIX, hubo muchos descubrimientos científicos y nuevos productos en desarrollo. El público en general no sabía qué hacer con muchas cosas, y el nacimiento de nueva música a partir de instrumentos nunca antes construidos se incluyó en el ámbito de las nuevas posibilidades en ese momento. Cuando era adolescente, Chopin aprendió a tocar el piano por sí mismo en una versión temprana inventada por los ingleses. Diferentes modelos fueron inventados por diversas compañías en Viena, Londres y París, donde el compositor llegó en 1832 para dar un recital.

El piano elegido por el compositor era un instrumento de última generación que tenía un rango de más de seis octavas y media. La caja de resonancia y el marco de hierro fundido se diseñaron para tolerar la alta tensión de las cuerdas de acero, y se incluyó un pedal derecho para prolongar el sonido y las notas, mientras que un pedal para la mano izquierda o una corda hizo sonidos más suaves. El nuevo diseño del martillo permitió una rápida repetición de notas que hizo que el piano fuera más versátil en la gama de sonidos que podía producir.

Las nuevas capacidades del piano durante ese tiempo podrían haber llevado a la gente a creer que había secretos en su música romántica. Es probable que nadie escuchara los sonidos que salían del instrumento en ese momento, lo que hacía que Chopin pareciera aún más un maestro, sin restar importancia al compositor como el genio que era.

El piano del compositor permitía al músico utilizar la gama completa del instrumento y usar ambas manos para crear sonidos y melodías sin precedentes. Sin embargo, la dificultad de conseguir pianos más avanzados no le impidió componer. En Valldemosa, un piano al que el romántico se refería como una olla de hojalata todavía le permitía trabajar el Clave bien temperado de Bach. Se suponía que un piano vertical había sido entregado desde París en ese momento, pero hubo muchos retrasos, por lo que se cree que compuso algunas piezas románticas importantes en el piano pequeño.

A pesar de las situaciones en las que no se disponía de diseños de piano más avanzados, Chopin seguía componiendo piezas musicales innovadoras y, hasta el día de hoy, conocidas y respetadas. Alguien con un talento tan fenomenal puede crear música en cualquier instrumento que esté disponible; expresando su talento y emociones en lo que sea para comunicar su virtuosismo musical. La habilidad del compositor para tocar y armonizar de oído a una edad temprana y también dominar el piano tan rápido es también una prueba de su capacidad para el talento.

La cuestión de si el piano guardaba algún secreto sobre la música romántica para piano de Chopin es discutible. La nueva tecnología en ese momento permitió cosas que la gente nunca había escuchado antes. Con los rápidos cambios en la tecnología actual, el público está más acostumbrado a ver nuevos inventos de forma regular. Ya sea que tocara un diseño más contemporáneo como un aeolopantaleon o un instrumento más parecido al piano moderno, el compositor fue capaz de crear y tocar música sorprendentemente elegante y diversa, por lo que quizás el único secreto fue el don del genio que poseía el hombre que pasó por alto. las tendencias culturales de la época.

Deja un comentario