Costa Blanca Arts Update – Música para ampliar la mente en Alfas Del Pi

La Sociedad de Música Alfas del Pi ofreció tres conciertos de mayo para completar la primera parte de su temporada anual. Pero estos fueron tres conciertos notablemente diferentes, cada uno desafiante a su manera, cada uno presentando una mezcla sorprendente de lo parcialmente familiar y lo menos conocido. Era un repertorio para ampliar la experiencia del oyente y logró eso y mucho más.

Los tres conciertos contaron con guitarra solista, arpa solista y un dúo de violonchelo y piano. Los cuatro músicos presentaron una quincena de obras entre ellos y todas de diferentes compositores. No había ni un solo clasicista o romántico alemán o austríaco al alcance del oído. No hubo Chopin ni Liszt, ni Debussy ni siquiera Shostakovich o Tchaikovsky. Había música francesa y húngara, pero también argentina, uruguaya, estadounidense, española, suiza e italiana, junto con un poco de barroco alemán.

Javier Llanes inició el ciclo con una velada de música solista de guitarra. Comenzó con el Homenaje a la Tumba de Debussy de Manuel de Falla y luego continuó con la suite barroca L’Infidele del compositor alemán Samuel Weiss, un compositor cuya identidad podría estar en el Rococó, pero su mente estaba claramente en el futuro. Esto fue lo más cerca que se acercó nuestro fin de semana al Clasicismo. El húngaro Johan Kasper Mertz proporcionó la siguiente pieza en forma de su Elegie, una pieza de profunda emoción romántica. El número uno de Rossiniana de Mauro Giuliani recordó cuánto puede mejorar la música de Rossini cuando no está en sus propias manos. Y el concierto terminó con Una Lemnosita por el Amor de Dios de Agustín Barrios, que ofreció un momento de reflexión para terminar más que una gran celebración conmovedora. El efecto fue mágico.

Y hablando de magia, esto es lo que la arpista italiana Floraleda Sacchi genera desde su instrumento con tal facilidad que quizás sus dedos no necesitan tocar las cuerdas. Ahora, el repertorio de arpa puede no ser conocido por el asistente promedio al concierto, lo que significa que cualquier recital solista que presente el instrumento también debe introducir a la audiencia a una nueva experiencia. Pero la suya no importaba en lo más mínimo a este público, tal era la poesía de la obra. Y al final de la noche, todos sentimos que nos gustaría seguir escuchando esta música para siempre.

Floraleda Sacchi comenzó con la Gitana de Alfonse Hasselmans y siguió con dos piezas pero de compositores argentinos. El olvido de Astor Piazzolla fue lo más cercano a la popularidad que estuvo el fin de semana y es una obra que se ha convertido no solo en familiar, sino casi en un cliché, aunque no en el arpa. Le siguió Evocaciones de Claudia Montero y resultó ser una verdadera revelación, dado que era a la vez sustancial y desafiante, siendo variada armónica y rítmicamente, además de asombrosa y refrescantemente elegante.

Metamorphosis de Philip Glass formó el relleno sustancial de este sándwich del programa. La elección de repeticiones de Floraleda dentro de una experiencia ya deliberadamente repetitiva metamorfoseó esta pieza en una verdadera meditación en la que el público entró de buena gana y de buena gana. La quietud general de la pieza fue sugerida por el arpegio casi constante de la mano izquierda, mientras que los comentarios suaves en los agudos contrastaron, dejando que las notas graves proporcionaran lo que sonaba como un comentario. En general, Philip Glass en las manos de Floraleda Sacchi creó un paisaje que siempre fue de interés.

El programa de Floraleda Sacchi terminó con dos piezas de Ludovico Enaudi, Dietro l’incanto y Oltremare, cuyo detalle episódico contrastaba bien con lo que le había precedido, y la respuesta del público a la velada fue nada menos que entusiasta. Siguieron dos bises, Merengue Rojo de Alfredo Rolando Ortiz e Imágenes de la propia arpista. No muchos en la audiencia habían escuchado un concierto de arpa solista. No muchos de ellos olvidarán la experiencia.

Un tercer concierto en tres días tendría que contrastar fuertemente con los demás para resultar memorable. Decir que David y Carlos Apellaniz proporcionaron un contraste adecuado sería quedarse corto. Tanto la guitarra como el arpa son voces suaves en una sala de conciertos. ¡Sin embargo, un violonchelo y un piano pueden generar bastante sonido!

David Apellaniz iba a tocar dos conciertos para violonchelo con acompañamiento de piano. Esto sería una hazaña en sí mismo, pero tocar el concierto de Honegger seguido del primero de Milhaud fue una tarea y media. La música de Arthur Honegger puede ser severamente neoclásica. También puede ser tierno y reflexivo, y esta actuación aprovechó al máximo este contraste vívido y emocionante. Algunas de las texturas de este sonido son inolvidables. La música de Darius Milhaud siempre parece tener una canción popular cerca, aunque la proximidad a menudo solo se insinúa a través de una pantalla casi transparente de modernismo. El resultado general es de emoción y energía melódica y rítmica.

Después de trabajar muy duro, David dejó el escenario para que Carlos Apellaniz cerrara todo con una interpretación de piano solo de Rhapsody In Blue de Gershwin. Si necesitábamos más energía en este concierto, realmente la conseguimos a raudales. Esta fue una lectura vívida de una obra familiar, una interpretación que tuvo que fusionar la parte orquestal con el solo de piano original, una hazaña que fue tanto un desafío para el intérprete como una recompensa para la audiencia, una audiencia quizás familiarizada con la obra pero no en este formato

Y al final del fin de semana de tres conciertos, uno recuerda que hay mucha música por ahí, que vale la pena descubrirla, que todo es absolutamente gratificante, si uno está dispuesto a salir de la la previsibilidad de lo que ya sabemos. Siempre debe haber espacio para las voces individuales y nunca deben ser desplazadas por nuestras expectativas predirigidas.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario